Blog,Consejos para mamá,Educando en familia,Familia y hogar

10 juegos de mesa educativos y sus beneficios.

Creo que la mayoría de padres de esta generación crecimos jugando durante largas horas los típicos juegos de mesa en nuestro hogar. Ahora las cosas han cambiado muchísimo, la tendencia a estas prácticas se ha reducido significativamente gracias a la llegado de todos los dispositivos “inteligentes” que hoy conocemos.

Sin embargo, hay muchas razones por las cuales deberíamos estar aprovechando más el tiempo en este tipo de entretenimiento, entre ellas porque ayudan a fomentar los momentos en familia, estimulan la creatividad en nuestros hijos, les enseñan a reconocer reglas y aprender a seguirlas, ayuda a la socialización y juego en equipo, aprenden a perder sin generar frustraciones, etc., etc. Podría seguir con una lista interminable de razones más, pero la principal de ellas es que muchos de estos juegos (sino la mayoría) tienen un trasfondo educativo que permite a los niños instruirse con ciertas habilidades, destrezas y conocimientos.

En nuestra casa somos fans de todos estos juegos, así que hoy quiero dejarte una lista de, los que para mí, son los 10 mejores, además de contarte sus beneficios y en que etapas del desarrollo de los niños se pueden comenzar a jugar.

Monopoly

Es el clásico de clásicos. Este juego estimula conceptos básicos como el valor monetario y la forma de manejarlo, a sumar y a restar, conocer transacciones como la compra y la venta y también a crear estrategias mentales. Es para edades de 8 años en adelante, aunque existen muchas versiones (unas más fáciles que otras) que van desde los 5 años.

 

Uno

Fomenta la concentración, agilidad mental, percepción visual y clasificación de colores y números. Se recomienda para niños de 7 años en adelante, pero Guillermo fácilmente juega desde los 5, así que creo que una vez los niños reconozcan los colores y números es una buena etapa para incorporar este juego.

Memoria

Este me encanta porque se puede utilizar desde edades muy tempranas; de hecho, algunos pediatras recomiendan este juego para la asimilación de objetos, palabras y conceptos en los bebés. En edades más avanzadas ayudan a la concentración, entrenan la memoria visual y el pensamiento rápido.

 

 

Scrabble

Hablando de juegos que ayudan a asimilar palabras, este definitivamente es uno de ellos. El Scrabble (o Cruzaletras en español) es bueno para ampliar el vocabulario del niño, además también beneficia las habilidades numéricas como sumar y restar al buscar el mayor puntaje posible.

Jenga

Divertido juego que favorece sobre todo la destreza manual, en los niños pequeños ayuda a la coordinación y motricidad fina por el “agarre de pinzas” que requiere al tomar las piezas. Además, fomenta la paciencia y manejo de la frustración cuando se caen las piezas.

Dominó

 

 

 

 

 

 

 

No hay una edad establecida para comenzar a usar este juego, pero es uno de los más recomendados en la edad donde se comienzan a adquirir conocimientos básicos matemáticos. Es bueno también para mejorar la percepción visual, la memoria y atención.

 

Pictionary

Los dibujos de hecho son una de las herramientas más utilizadas para el aprendizaje en los niños, por lo cual este juego se convierte en un favorito cuando se trata de fortalecer y expresar conceptos, fomentar la creatividad y el pensamiento visual. En el mercado se encuentran versiones para niños desde los 4 años.

Parcheesi

Yo lo conocí en mis tiempos como “no te enojes” pero también se encuentra como ludo, parchís o parqués. Este juego es la mejor terapia para enseñar a los niños el concepto de la frustración y cómo manejarlo (de ahí el “no te enojes” jeje). Adicional a eso, ayuda al pensamiento lógico y generar estrategias para llegar a la meta. Este si lo recomiendo para niños un poco más grandecitos de edades entre 7 u 8 años en adelante.

Stop

Conocido también como Bachillerato Stop o Basta. No es un juego de mesa propiamente dicho pues solo se necesita tener lápiz y papel, pero es de gran beneficio para agilizar la memoria y ampliar vocabulario y conceptos. Una vez los niños sepan leer y escribir pueden practicar este juego

Ajedrez

Deje este de ultimo no solo porque es mi favorito cuando de aprendizaje se trata, sino porque muchos estudios científicos han demostrado que es un juego integro que aporta un sinfín de provecho a la mente de los niños, tanto así que uno de ellos sugiere que: ¡jugar ajedrez una sola hora equivale a haber estudiado matemáticas por cuatro horas! Y eso no es todo, el ajedrez tiene tantos privilegios a nivel intelectual que podría hacer un post entero hablando de eso, pero en general es un juego completo que ayuda a que el cerebro trabaje en su totalidad, mejora la memoria, ayuda a la resolución de conflictos, aumenta la concentración, potencia el pensamiento lógico, entre otros beneficios. La edad para aprender este juego también es muy discutida, hay expertos que sugieren que entre más jóvenes es mejor y otros que lo recomiendan en edades más avanzadas casi que llegando a la adolescencia. Yo recomiendo por mi experiencia que juzgues tú según la personalidad de tu hijo una edad en la que creas ya pueda interesarse en el juego. Mi hijo, a sus nueve años, recién ha empezado a descubrirlo y aunque aún le cuesta va encontrandole el gusto poco a poco.

 

En fin, con este post solo quiero mostrarte unas cuantas opciones de muchas otras más que existen para potenciar destrezas y habilidades en tus hijos. Además de tener momentos de diversión que son únicos e invaluables  para tus pequeños.

Cuéntanos cuales de estos juegos ya has puesto en práctica y cuales otros nos recomendarías jugar en familia.

Share

Podría interesarte...

Dinos lo que opinas!