Blog,Consejos para mamá,Historias personales

10 consejos para viajar con niños

¿Qué mejor manera que comenzar el año nuevo que viajando? Recién regresamos de visitar a mi familia en Maryland con mis dos niños de 4 y 1 año de edad. Si bien es cierto que estos viajes pueden ser emocionantes, cuando se tienen hijos las cosas se torna un poco más complicadas; la idea de viajar de esta manera puede ser intimidante y menos tentadora pero créanme con un poquito de organización, paciencia y actitud positiva puedes hacer de tu experiencia una muy placentera.

Son muchas las cosas de las que debes estar pendiente: equipaje, documentos, transporte (si es que no tienes quien te lleve al aeropuerto, el cual fue mi caso en una ocasión) como si fuera poco también tienes que preocuparte de mantener a tus hijos entretenidos tanto en el aeropuerto como en el avión ya que puede volverse un período verdaderamente extenso.

Es por eso, que con base en mi experiencia he recopilado 10 ideas que seguramente a más de alguna mamá podrán serle útiles en este tipo de situaciones en las que si no se está preparado pudieran tornarse un tanto caóticas.

Hora de vuelo

Busca vuelos de noche o muy temprano por la mañana, tus niños se sentirán cansados a la hora del vuelo y podrán  tomar una siesta que les permitirá estar de buen humor por una buena parte del vuelo no sólo a ellos sino que a mamá también.

Desayuno

Ya sea que ese día andes a las carreras tratando de hacer mil cosas o tal vez solo asegurándote que no olvides nada, es importante tener a la mano comidas prácticas, ya sea que las hagas tu misma un día anterior o simplemente ofrecer opciones rápidas como por ejemplo algo de fruta fresca, cereal, pan con mermelada etc. (asumiendo que es de mañana); básicamente cualquier cosa que requiera mínima preparación es una buena idea, de esta manera el tiempo que hubieras invertido en preparar una comida formal , lo estarás usando hoy para preparar los últimos detalles de tu viaje y para asegurarte también que lleguen a el aeropuerto con suficiente tiempo de anticipación.

Pequeño viajero

Hazlo parte de la experiencia, puedes comprarle su propia maleta en la que pueden cargar sus juguetes preferidos y diferentes actividades con las que se puedan entretener (libros de colorear, cuentos, etc.) esta es una manera de hacerlos sentir emocionados y que formen parte de la aventura. No olvides incluir artículos personales como un cobertor o suéter pues la temperatura de los aviones es muy fría, así como también un  cambio de ropa en caso de un accidente.

Bolso de mano

Si no posees uno todavía te recomiendo invertir en una cartera de tamaño grande y de ser posible con varios compartimientos que te permitan organizarte mejor, ya que no solo irán tus pertenencias sino las de tus pequeños, es de suma importancia que mantengas todos los documentos a la mano para que no tengas dificultades o atrasos en el aeropuerto.

Carreolas 

Si viajas tu sola con más de un niño quizá debas considerar lo siguiente: debido a que la mayoría de veces las carreolas son entregadas al personal de cargo en la puerta del avión, es aconsejable que dichos artículos sean lo mas prácticos posible, en este caso es mejor escoger uno que sea fácilmente desplegable  ya que no contarás con mucho tiempo (o brazos) para desmantelar aquellos que son de dos piezas o más (como lo era el mío); toma en cuenta que en ese momento no tendrás ningún otro tipo de asistencia y no querrás verte en la necesidad de pedir ayuda al personal de cargo o a algún pasajero del mismo vuelo, ya que es una posición bastante incómoda.

Control de seguridad 

Asegúrate que tu vestimenta sea simple, no cinturones o anillos, accesorios metálicos, zapatos fáciles de quitar y poner, no líquidos en tu bolso o si es el caso, llévalos propiamente guardados según las regulaciones; todos estos pequeños detalles te ahorrarán tiempo  y harán el proceso mucho mas fácil y rápido.

Antes de partir

No solo asegúrate que tus hijos coman, beban y usen el sanitario antes de salir de casa sino también en el aeropuerto antes de despegar; trata dentro de lo posible no darles bebidas en exceso, esto evitará situaciones incómodas para ambos y hasta incluso para los demás pasajeros, especialmente cuando viajas con bebés, una tarea que consideras sencilla en casa puede volverse complicada una vez en el avión debido al reducido espacio con el que se cuenta, esto es para vuelos relativamente cortos; si tu vuelo es largo tendrás al menos tiempo para poder hacerlo (siendo este el caso, solicita a las tripulantes de cabina te asignen un asiento accesible al pasillo y los sanitarios).

Despegue y aterrizaje

Si viajas con bebés y estás dando de amamantar, este es el momento perfecto para hacerlo una vez la señal del cinturón haya sido apagada, ya que no solo lo pondrás a dormir con mucha facilidad, sino también evitará cualquier tipo de molestia en los oídos debido a la presión del avión, algunas aerolíneas varían sus regulaciones en cuanto a la posición del bebé durante estas etapas del vuelo, así que si tienes suerte no tendrás que esperar por la señal y podrás hacerlo enseguida.

Refrigerio

Asegúrate de llevar sus refrigerios preferidos a la mano, tanto los saludables como aquellos que no son tan permitidos en casa, pueda que te salven la vida en estas circunstancias; ocúpalo como último recurso, o para premiar un buen comportamiento; no querrás que tu pequeño coma sus caramelos durante todo el vuelo pues terminarás con un niño bastante hiperactivo.

Dispositivos electrónicos

Si bien es debatido su uso a temprana edad, sus ventajas y desventajas; esta es una situación en la que definitivamente se puede sacar mucho provecho de estos; plataformas como Netflix te permiten descargar sus series y películas preferidas con anticipación (dentro de los favoritos de mi hija de 4 años esta: My little pony, Peppa pig y Zootopia);  esto será ideal para ellos ya que la mayoría de veces en el avión no ofrecen conexión inalámbrica gratis. De seguir este consejo, te asegurarás que tus hijos tengan una entretención garantizada. Aun si no eres muy partidaria de estos aparatos, llévalo contigo en caso de que cambies de opinión a la hora de ver a tu hijo protestando que se encuentra aburrido (cabe mencionar que debido a que el avión se vuelve muy ruidoso, el uso de audífonos es recomendable, así que si a tu hijo no le gusta usarlos, tal vez debas considerar practicar con ellos unas semanas antes de tu vuelo).

 

Finalmente dos puntos en común entre todos estos consejos: organización y practicidad, y aunque todas somos diferentes y como madres tenemos nuestra manera de hacer las cosas (que son igualmente válidas), he querido tocar aquí algunos aspectos en los que en mi experiencia personal tuve dificultades, así como también aquellos que permitieron que mi vuelo fuera más agradable, espero que alguno de ellos les sirva la próxima vez que decidan tomar unas vacaciones.

Finalmente cualquiera que sea tu caso mantén una actitud positiva y trata de ver lo mejor en cada situación.

Buen viaje!

Share

Podría interesarte...