Blog, Consejos para mamá, Cuidado personal, Salud y bienestar

El último trimestre

La maternidad es un regalo maravilloso que podemos experimentar, el misterio de la vida…vivirlo en primera fila, disfrutar de esa transformación paulatina del cuerpo es algo que no se compara con nada, vamos descubriendo cambios día a día, los primeros meses están acompañados de muchos síntomas que varían en cada caso, no me detendré en esta etapa, pero por citar algunos síntomas: mareos, náuseas, sueño pesadísimo, agotamiento, aberración a algunas comidas que siempre has amado…entre otros.

Creo que ningún embarazo es igual al otro, incluso en una misma mujer, así tenga diez hijos, podría compartir las experiencias de cada proceso de gestación y no se comparan unos con otros.

Me encuentro viviendo la mágica experiencia de mi segundo embarazo, el primero, fue un embarazo muy tranquilo, tuve los síntomas “normales” nada que me hiciera “preocuparme”  ante el deseo de querer tener un segundo hijo. El último trimestre igual fue cansado, pero gracias a Dios lo finalicé en el tiempo que debía, incluso, trabajando hasta el último día (del trabajo tuve que salir para el hospital), me sentía con mucha energía y sin mayores complicaciones, logré graduarme de un diplomado que estaba cursando justo cuatro días antes del parto.

Julio 2015, 4 días antes del parto de mi primer hijo

Me di gusto con el último antojito (unas deliciosas empanadas de frijoles complacidas por mi padre), es más no sentía dificultades para dormir, estaba bastante relajada, me tomaba mi tiempo para descansar luego del trabajo, le ponía música a mi bebé durante 30 minutos todos los días,  más que la inflamación de los pies luego de la jornada laboral, repito, no hubo mayor preocupación ni incomodidad.

Semana 35. Primer embarazo. Julio 2015

En mi segundo embarazo, a partir de la semana 27 he estado experimentado mucho malestar, actualmente las redes sociales nos permiten ver fotografías de las embarazadas, fotos bellas, luciendo las inigualables “pancitas”, sonriendo, disfrutando de una buena comida, de una salida en familia, de una “bienvenida” para sus bebés, entre otros, incluso yo he subido algunas fotos al término de algunas semanas compartiendo ese lado maravilloso, que también es real, que igual se vive, se siente, se disfruta, pero que no muestra lo que muchas no decimos.

Rebeca López, 31 años.
Jacqueline Ramos, 28 años.

 

 

 

 

 

 

 

Sesión de fotos Andrea Cuellar, Fotho Love (503-75125746)

En el último trimestre, llegan muchos “acompañamientos” inesperados, el aumento de peso excesivo, el cansancio, problemas para respirar normalmente, la incomodidad al movilizarte, te sientes lenta, torpe, por alguna extraña razón se te cae todo de las manos, recordándote lo difícil que es recoger las cosas del piso, te encuentras con dificultades para realizar las actividades que habitualmente haces: atarte las cintas de los zapatos, comer con tu espalda recta, manejar,  lavarte con tranquilidad los pies mientras te duchas, entre otras cosas; y es que, aunque en el fondo de tu corazón quisieras hacer como que nada pasa….tienes un gran recordatorio que no te permite hacerlo. A partir de esta etapa tu bebé ya puede medir más de 40 centímetros, se mueve mucho y el peso a partir de la semana 28 puede andar entre los 750 y los 1110 g  ¿Cuánto andamos cargando en el día? ¡Es normal que sintamos ese agotamiento extremo al final de una jornada!

Tuve la idea de consultar a algunas amistades, a mis hermanas y familiares “¿podrías describir brevemente el último trimestre del embarazo?” Les comparto algunas de las respuestas que he recibido, todas madres entre los 30 y 62 años:

  • “Sumamente cansado, dificultad para dormir, pero muy muy feliz e ilusionada, ansiosa por el parto”
  • “Para mí, fue un periodo muy cargado de emociones, puedo decir que también fue una época en la que me sentí muy unida a mi esposo, recuerdo que me sentía muy feliz y alegre. También hubo bastante fatiga…sentía muuucho sueño y muuucha hambre”
  • “Sentía totalmente sus movimientos ya que era muy inquieta desde el vientre, pero lo que más recuerdo es que yo tenía muchísima ansiedad ya quería verla conocerla e imaginarme como era la bebé parecía insuficiente. Físicamente me sentía más gorda que nunca y eso que siempre fui flaca pero la larga espera valía la pena”
  • “Mi último trimestre representó un sacrificio de amor tanto físico como moral. Recuerdo esos dolores inmensos en mi cadera, al punto de no poder moverme durante las noches y al siguiente día no poder caminar. Ver mi estómago crecer como nunca, untando las mil y una crema para evitar las cicatrices en la piel, caminando lentamente, cuidando cada paso”
  • “Recuerdo el último trimestre de mi último embarazo (que no fue hace mucho) estaba contenta porque el final del largo camino se estaba acercando, durante mis embarazos padezco de una condición llamada hiperémesis gravídica lo cual me hacía vomitar los 9 meses del embarazo incluyendo el día del parto, pero si recuerdo que en las últimas semanas,  podía comer un poco más y retener la comida, empecé a ganar peso y sentía cada vez cómo mi bebé seguía creciendo, me emocionaba leer acerca de su desarrollo semana a semana, eso me mantenía animada y distraída de todo lo demás. Había días buenos y malos y yo solo tachaba los días en el calendario”
  • “El último mes, ya me era muy difícil dormir, todo me molestaba, sentía una enorme presión en mi espalda, me sentía muy cansada y algo en mí me decía que mi bebé no iba a nacer a las 40 semanas, estaba segura de ello, y justo a las 38 semanas mientras dormía rompí fuente. 24 horas más tarde tenía en mis brazos al ser que se ha robado mi corazón, ese bebé tan deseado y esperado al fin estaba a mi lado”
  • “A mí me fue bien por eso tuve cinco hijos, no siempre hay complicaciones, con la primera en el último mes me caí, nació la bebé a los ocho meses, gracias a Dios sin complicaciones, con la segunda aumenté 115 libras, me iba dar preeclampsia, con la tercera me dio rubeola a las 6 meses, la niña nació prematura, con la cuarta me mandaron a reposar 3 semanas antes por el dolor de espalda y con el último a los 6 meses lo iba a perder después del terremoto del 86 y hoy quisiera haber tenido unos ocho”
  • “Fue complicado, me daba mucha hambre, quería comer todo lo que tenía enfrente, justo cuatro semanas antes del parto, por el dolor de espalda tuve que dejar mi trabajo, fue super cansado, me aumenté terriblemente de peso, ya no podía dormir, no podía con mi vida…”
  • “Mi último trimestre del embarazo estuvo lleno de muchas emociones, ya que se acercaba el tan anhelado encuentro con mi hijo esa personita que se formó poco a poco en mi vientre. En esas últimas semanas regresaron los antojos y la emoción de preparar todo lo que el bebé iba a utilizar; obviamente el cansancio aparece, ya tu ropa deja de quedarte prácticamente, no puedes dormir, el famoso dolor de espalda no podía faltar, pero aún así con todos esos malestares la satisfacción, la alegría y el amor por esa personita te hacen fuerte; todos los días desde que me di cuenta que estaba embarazada le clamaba a Dios para que viniera completo y sano”.

Luego de leer todas esas opiniones (que agradezco las hayan compartido y me permitieran publicarlas), me sentí motivada, dándome cuenta que cada una lo vive diferente, pero en el fondo todas compartimos la alegría de la dulce espera. Durante estos últimos días he sentido que las hormonas me traicionan, que mis estados de ánimo cambian (y para los que me conocen saben que eso no es nada normal), el dolor en la espalda, en el bajo vientre, en las piernas, las caderas, la dificultad para lograr acomodarme en la cama de tal manera que mi bebé “me deje” dormir, son algunas de las cosas que se están viviendo en estas últimas semanas y el tiempo se vuelve cada vez más largo, pareciera que nunca avanza….

En esta última etapa del embarazo pueden presentarse ciertas complicaciones serias, no dejes pasar nada, las señales de alerta que de tu ginecólogo son fundamentales,  entre las que se pueden mencionar: preeclampsia, várices vulvares, hipotensión, diabetes gestacional (o del embarazo). Ante cualquier síntoma acude al doctor.

Finalmente, deseo compartir algunas recomendaciones, no soy especialista en el área, pero estoy segura pueden ser generalidades que te  ayudarán si ya estás en esta etapa o estás por llegar:

  • Trata de descansar,  toma unos minutos del día para ti y tu tranquilidad, si tienes a tu esposo o tu pareja a tu lado, es un alivio, en él puedes apoyarte lo más que puedas, sobre todo cuando ya tienes uno o dos hijos antes del que esperas.
  • Sigue las recomendaciones de tu ginecólogo, tengo la fortuna que mi ginecóloga es un amor, una doctora que no solo me lleva el control del parto, me anima, está atenta para cualquier consulta, me ha escuchado para desahogarme, en fin la doctora María Luz Alvarado (de multiclínicas Farela) ha sido una bendición desde el control de mi primer parto, cuida mi dieta y está pendiente de cada cambio, es importante que sientas la confianza con la doctora o el doctor que llevará tu control, es parte de tu tranquilidad. No pierdas tus controles, son fundamentales.

  • Si te sientes muy cansada y se te inflaman los pies, elévalos por unos 15 minutos, es muy agradable un masajito y sobre todo mucho consentimiento.
  • No comas tooooodo lo que quieres comer, recuerda que mientras más aumentes de peso y más aumente tu bebé, el parto se vuelve más complicado. Mi ginecóloga insiste mucho con eso, con mi primer embarazo, gracias al régimen que me llevaba, logramos un peso ideal tanto para mi hijo como para mí, bajar de peso posteriormente es complicado, no te excedas, a mí me está constando con este embarazo, pero es posible. Las ensaladas son una gran opción, vegetales al vapor, frutas verdes, consulta sobre tu dieta en el embarazo.

  • Date una ducha con agua calientita antes de dormir, disfruta ese momento, estoy segura que a tu bebé le gustará. Te ayudará a descansar mejor.
  • Visita a tu odontólogo, un comentario sumamente importante del mío, el Dr. Derek Rivas de Smile Studio es: durante el embarazo la visita con el odontólogo se vuelve obligatoria, la salud bucodental se compromete desde muchos aspectos: uno de ellos es a causa de los cambios hormonales, puede presentarse inflamación y sangramiento en encías, en zonas localizadas o de manera generalizada.  Otro factor es que aumentan el número de ingestas y disminuyen las veces que se cepillan por las náuseas…. Esto contribuye al aumento de placa bacteriana y de gingivitis.
Control con el Dr. Derek Rivas, Smile Studio
  • Busca tu comodidad para dormir, eleva tu espalda para lograr descansar boca arriba por unos minutos, si prefieres dormir de lado abraza una almohada, encuentra esa posición que te permita descansar y que no incomode a tu bebé, de lo contrario te lo hará saber con movimientos repetidos y en algunos casos muy incómodos. Venden algunos accesorios para la comodidad de las embarazadas, almohadas especiales, entre otros, valora esos gastos, con creatividad puedes lograr la comodidad con lo que tengas disponible en casa.
  • Si eres una mujer de fe, ofrece en sacrificio cada uno de tus malestares por todas aquellas mujeres que no pueden concebir un hijo, lleva esta etapa con amor y lo sentirás menos complicado.
  • Cuando te sientas muy cargada de emociones, llora….no pasa nada, es normal, dicen que nos volvemos más vulnerables y sí es así, los cambios de humor también pueden verse afectados por las pocas horas que dormimos producto de la incomodidad que puede representar esto a partir de los últimos meses.

Lo más importante de todo, recuerda que ESTA ETAPA PASARÁ y que pronto estarás experimentando el mejor momento de tu vida, recibirás ese ser en tus brazos, podrás conectar con su primera mirada, observarás por primera vez su rostro, sentirás su aroma y escucharás la música de su llanto y todos estos malestares comunes desaparecerán como por arte de magia.

No eres ni la primera ni la última mujer que vivirá esta experiencia, algunas la viven en mejores condiciones que otras, pero estoy segura que todas tenemos algo que decir, qué contar, de qué quejarnos, pero también puedo asegurar que si me dieran a escoger una vez más…decidiría vivir esta experiencia, pues este amor no se compara con nada.

 

Share

You may also like...

Dinos lo que opinas!