Bebé,Blog,Embarazo,Historias personales,Motivación y estilo de vida,Salud y bienestar

¿Qué es hiperémesis gravídica?

En un post anterior había comentado que mi condición durante el embarazo no es la mas optima por mi salud, por como me afecta físicamente el embarazo, y en esta ocasión que estuve embarazada de mi tercer bebe no fue la excepción (aunque vale mencionar que esta vez quizás fue un poco leve a comparación de mis dos embarazos anteriores).

Cerca de las quinta semanas de embarazo empezó mi martirio!!! Sinceramente ya me lo esperaba, y pues lo mío no era de despertarme con las típicas “náuseas matutinas” que se pasaban y luego seguía con mi día como si nada, lo mío mas bien era que desde el momento en que abría mis ojos para empezar un nuevo día empezaba con vómitos hasta la noche, era sumamente agotador, puesto que, físicamente no podía soportar ningún alimento, incluso el agua me daba este efecto. Pasaron unas semanas y yo parecía empeorar cada vez mas, estaba perdiendo demasiado peso y tuve cita con el doctor, me diagnosticaron la hiperémesis gravídica que es una condición que se caracteriza principalmente por nauseas, vómitos y una pérdida considerable de peso durante el embarazo, se dice que ciertas mujeres solo lo experimentan en el primer trimestre del embarazo y hay otras (mi caso) que lo viven durante todo el embarazo, no hay cura y se desconoce el por que sucede. Desde ahí supe que se venia un gran reto para sobrellevar la situación.

 

Recuerdo en una ocasión estaba demasiado mal, no había comido absolutamente nada por días y lo principal era que no había ingerido líquido alguno, mi esposo me llevó de emergencias al hospital y recuerdo que llegando lo primero que me hicieron fue sacarme sangre, me imagino que como estaba tan débil, justo unos minutos después de eso me desmayé, inmediatamente me tuvieron que ingresar en el hospital y tratarme con intravenosa por que estaba muy deshidratada, tenia ya casi 15 semanas y había perdido 7 kilos de peso! Mas que embarazada me veía enferma y me sentía igual, pasé ingresada en el hospital casi una semana.

Pasaron las semanas y los síntomas empezaban a sentirse mas leves, tenia unos días buenos y otros malos, y así iban pasando los meses, al llegar al rededor de las 30 semanas ya había recuperado los 7 kilos que había perdido, y empezaba a sentirme un poco mejor.

He escuchado comentarios de tantas mujeres decir que nunca sintieron ningún síntoma durante todo el embarazo y pienso que son muy afortunadas aun que no lo sepan, lo bueno es que en mi caso esta condición no afecto en lo absoluto a mi bebé, el seguía creciendo y desarrollándose normalmente, con su peso y tamaño adecuado y hasta cierto punto eso me hacia sentir bien y tranquila.

Como era de esperarse, así pasé los nueve meses del embarazo, aunque el tercer trimestre las náuseas disminuyeron considerablemente, pero no lo suficiente como para no seguir con los mismos síntomas incluso unas horas antes del parto.

Mis tres embarazos se han caracterizado por tener esta condición, pero como resultado ahora disfruto de mis tres saludables y lindos niños.

 

 

Share

Podría interesarte...