Scandia: El lugar donde mi hijo creció un año

Scandia: El lugar donde mi hijo creció un año Previous item Mascarilla casera contra... Next item Brownies

Scandia: El lugar donde mi hijo creció un año

Esta semana ha sido de puras celebraciones para mi hijo. Para empezar, terminó las clases y comenzó el verano con una celebración en su escuela, tuvo una piñata de un amiguito suyo y por si fuera poco hoy está cumpliendo años y vamos a celebrarlo durante el fin de semana. Una semana bastante especial para un niño de su edad, pero creo que el día más significativo para mí fue ayer.

Fuimos al cumpleaños de su amiguito en un pequeño parque de diversiones llamado Scandia, queda en la ciudad de Ontario California, a uno 45 minutos de Los Ángeles, es un centro de entretenimiento familiar que tiene juegos arcade, mini golf, go karts y las típicas atracciones como el carrusel, los avioncitos, carritos chocones, el barco y claro la famosa montaña rusa, entre otros.

2016-27-5--00-13-50

Pues como era de esperarse se la pasó juega y juega con sus amiguitos, primero en toda maquinita que pudo encontrar y luego en todas las ruedas a las que le era permitido subirse. Claro, ninguno de ellos siquiera pensó ir a la montaña rusa, esa era para los más grandes y aunque legalmente alcanzaban el alto permitido todos optaron por las atracciones más light. Pero después de dos horas de darle vuelta a todo el parque mi hijo y su amigo cumpleañero decidieron hacer lo que nadie de nosotros se imaginaba: subirse a la montaña rusa.

2016-27-5--00-23-44

Cuando Guille me dijo que iba a subirse en realidad pensé que me hablaba de la mini montañita que está justo a un lado de la más grande, esa donde solo hay subidas y bajadas pequeñas, así que le dije que no había problema. En ese momento no entendí la mirada de critica que me lanzó la mamá de uno de los otros niños que estaba justo al lado mío. Para mi sorpresa vi como mi hijo caminaba con su amiguito directo a la cola de la más grande.

IMG_1038

Créanme, nunca me ha gustado ser de esas mamás sobreprotectoras que no abandonan a sus hijos por nada del mundo o que deciden cada pequeña cosa por ellos, pero en ese momento me sentí así. Solo recordaba cuanto temor tenia a los 4 años de subirse a esos juegos con tobogán de los restaurantes de comida rápida y de cómo le costó superar ese miedo; pero esto no era un jueguito de dos metros, hablamos de una montaña rusa de 88 pies de altura.  Para mí que me encanta la adrenalina está bien, pero no para un niño de 6 años (ayer todavía los tenía) que nunca había subido a ninguna cosa como esa.

Yo quería ir con él, pero él solo quería ir con su amigo. Es de esas cosas que como “niño grande” tenía que hacer por sí mismo. Creo que le pregunté como 50 veces si estaba seguro de querer hacerlo, incluso le pregunté si el otro niño lo estaba obligando o si solo quería quedar bien con él porque era el cumpleañero y ningún otro de sus pequeños invitados quiso subir. Pero cada vez me miraba sonriente y me decía que no. Entonces lo deje ir…

IMG_1045

Creo que la última vez que experimente esta sensación fue cuando lo deje en el kínder por primera vez, solo que hoy la sentí unas 10 veces más, verlo ir hacia arriba esperando la inevitable caída hizo que mi corazón se paralizara. Y así transcurrió el minuto y medio más escalofriante de mi vida. Al final estaba lista para verlo llorar o salir corriendo hacia mí, pero todo terminó en dos carcajadas que decían” otra vez, otra vez”. En ese momento descubrí que Guillermo había subido con 6 años, pero había bajado con 7.

IMG_1044

La verdad es que nosotros como padres debemos reconocer esos momentos en los cuales nuestros hijos dejan de ser los pequeñitos a los que hay que agarrarles la mano en todo momento, los hijos crecen y nosotros tenemos que hacerlo con ellos. Hoy me dí cuenta que los niños no nacen con miedos, somos nosotros como adultos quienes se los transmitimos, que los limitamos y no dejamos que ellos exploren, se quivoquen y aprendan por si mismos. Mi hijo el día de hoy me hizo comprender eso. Sé que para mi el siempre será mi bebé, al que debo cuidar y proteger siempre, pero ahora también sé que debo soltarlo, desprenderme y dejarlo ir un poco más.

Los 7 años abren una nueva etapa en nuestra vida, así que vamos a disfrutarla….

 

**Feliz cumpleaños niño de mi corazón, sigue creciendo fuerte e inteligente y llegarás lejos.**

1704E5AEA267824B76F460C8DDD05E9F

Share

1 Comment

  • Mayra de Moreno Posted mayo 27, 2016 9:54 am

    Mi bello nieto es un niño Valiente ya creció y lo seguimos viendo un bebé pero para Mi siempre lo.será si q lo Amo y lo extraño espero un día celebrarlo juntos y volver a sonreír de corazón

Comments are closed.

Share