Blog

Seguir estudiando con familia, trabajo y responsabilidades ¿Imposible?

Pensar en formación académica cuando eres madre, profesional y tienes responsabilidades en casa es algo sumamente complicado se requiere de una fuerza de voluntad muy grande para poder dar un paso e iniciar, la mayoría de las personas que tienen familia, hijos y desean continuar sus estudios siempre se preguntan ¿cómo poder seguir estudiando en estas condiciones?

Deseo comentarles que tengo una pasión especial por los estudios, desde que tengo memoria siempre me ha gustado estudiar, cada vez que termino algo ya estoy pensando en lo siguiente que estudiaré, a pesar de tener periodos de “descanso”, me mantengo en la búsqueda de los medios necesarios para mantenerme estudiando.

Para mí, la formación continua es una de las herramientas fundamentales para crecer en el área personal y profesional, cuando uno se mantiene aprendiendo, la mente se mantiene más activa y tienes más oportunidades para encontrar actividades que disfrutes hacer, ya sea de distracción, laborales, personales, familiares, entre otras. Inicié con mi formación profesional con la carrera de ingeniería biomédica, carrera que, aunque no he ejercido al 100%, me permitió desarrollar muchas habilidades, desempeñarme en otras áreas y he podido poner en práctica mis conocimientos en diferentes ámbitos; posteriormente al descubrir mi vocación en la docencia realicé la preparación para poder ejercerla , durante un año, mediante el Curso de Formación Pedagógica, al graduarme de ese curso, tuve la oportunidad de mejorar mi situación laboral y se abrieron nuevos campos. Pasé un par de años cursando diferentes diplomados, cursos en línea, entre otros, la lectura permanente (ya sea en digital o por medio de libros en físico, es parte de mis gustos), siempre orientada a las áreas de mis intereses.

En 2013, me casé, en mi mente estaba la idea de continuar formándome, entre los planes que le comenté a mi esposo, era el de estudiar una maestría, por cuestiones diversas, fui postergando ese sueño, cada vez más complicado realizar, en 2015 nació nuestro primer hijo, tenía cinco meses cuando hablé formalmente con mi esposo y llegamos a la conclusión que si no iniciaba ese proyecto no lo haría nunca;  me matriculé en una maestría en línea “Maestría en Educación con especialización en formación del profesorado”, la mayoría de personas me dijeron que era una locura, que no era el momento para iniciar, mi hijo estaba muy pequeño, aún tenía días de desvelo, pero la pregunta era  “¿cuándo será el momento?”, definitivamente no podía seguir postergándolo, debía iniciar cuanto antes, ya estaba matriculada y en un par de meses estaría dando inicio a esa gran aventura.

Mis estudios formalmente iniciaron en marzo de 2016, una gran aventura, educación virtual requiere un gran compromiso, muchos piensan que los estudios en línea no son funcionales, en realidad, sí son funcionales, todo depende de la disciplina y compromiso que cada quien disponga para realizarlos y el grado de responsabilidad que cada persona tenga en el deseo de superarse. Mis estudios estuvieron cargados de mucho estrés, como cualquier estudio, pero cuando el gusto por lo que uno hace es grande, el estrés se va diluyendo en las actividades, hubo muchos días de desvelo, sobre todo por la lectura de los materiales, cada módulo tenía su material de estudio y eran folletos grandes, que requerían de su tiempo. Mi trabajo (en ese entonces) era un trabajo a tiempo completo, hubo ocasiones que incluso me tocaba traerme trabajo a casa, sumarle a eso el cuidado de mi hijo que todavía era un bebé, las responsabilidades de casa (a pesar que tengas a alguien quien te ayude en los quehaceres, siempre hay mucho que hacer),  pero así fueron pasando los cuatrimestres.

Al finalizar cada cuatrimestre sentía un gran alivio, mis notas estaban reflejando los resultados (mi menor nota en toda la maestría fue de 8.0), ya había logrado hacerme de un horario nocturno para mantener el ritmo de estudio, fue necesario, más de alguna vez, solicitar una prórroga a mis tutores por algún retraso, pero en la mayoría de las asignaturas logré cumplir con los tiempos establecidos. Mi esposo me apoyó mucho en este proceso, con su tiempo con nuestro hijo, comprendiendo desvelos, sacrificio de salidas, entre otros y sin darme cuenta, en marzo de 2018 (dos meses antes de la llegada de nuestra segunda hija) finalicé por completo y logré titularme con algo que había esperado por años.

Los últimos meses fueron los más pesados, mi segundo embarazo tuvo algunas complicaciones y sin saber aún que estaba embarazada me inscribí para cursar un diplomado como Auditor Interno en Gestión de la energía, tenía la carga del diplomado, de la maestría, laboral, familiar y los síntomas iniciales del segundo embarazo que no me ayudaban en nada a ponerme al día con las cosas, pero gracias a Dios, finalicé también ese diplomado (me otorgaron un mes de prórroga y pude obtener mis certificaciones).

La intención de comentarles sobre esta trayectoria académica, es darles algunos consejos si ustedes se encuentran en el dilema si seguir o no estudiando teniendo responsabilidades, laborales, familiares, personales, de iglesia…entre otro:

  1. Voluntad, disciplina y perseverancia, lo primero que necesitarás para iniciar un proyecto de estudio es tener la voluntad de dar el primer paso (es decir matricularte), segundo la disciplina para dar continuidad a lo que has emprendido (sobre todo si optas por un estudio en línea), la disciplina te ayudará a que tus aprendizajes sean significativos y sobre todo que mantengas el ritmo en lo virtual. La perseverancia, que pese a lo que sea, tú continuarás lo que has iniciado. Para ello es importante que decidas estudiar algo que realmente te apasiona, muchas personas dicen “estudia, aunque sea…” Y meten el nombre de una profesión, supuestamente “fácil”; en realidad ninguna carrera será fácil, todo lo que decidas estudiar tendrá sus retos, para que se “facilite” debe ser algo que disfrutes, que te apasione, que lo hagas con gusto y sin la presión como obligación de hacerlo, debes conocerte lo suficiente para emprender un estudio, no precisamente será la carrera que dejaste a medias por diversos motivos, puedes iniciar de cero, pero teniendo en mente que al iniciar deberás mantenerte constante.

2. Organización y espacio apropiado, siempre he pensado que el tiempo alcanza para todo, lo importante es que nos organicemos, usualmente paso ocupada en una y mil tareas diarias, tengo múltiples ocupaciones laborales, personales, familiares, compromisos entre otros, hay personas que incluso me preguntan “¿y cómo te alcanza el tiempo?” en realidad el tiempo es el mismo para todas las personas, la forma en qué lo empleamos y cómo lo empleamos varía en unos y otros, tenemos que tener prioridad, por ejemplo, en mi caso siempre me pregunto “¿en qué tiempo vería televisión?” (en un post anterior les comenté que en mi casa no tenemos TV por decisión familiar), pero otras personas logran ver hasta cinco series semanales y sumado a ellos películas ¿de dónde sacan ese tiempo? Bueno, son prioridades, si decides estudiar, deberás reorganizar tu agenda, hacer una lista de las cosas a las que le restarás atención, sin descuidar en lo más mínimo tu familia. Las horas de sueño pueden sacrificarse por un tiempo, toma en cuenta que tendrás que alimentarte bien y cuidar de tu salud aún más. Otro detalle importe es que necesitarás un espacio en casa para dedicarte a tus estudios, si cuentas con lo disponible para un “cuarto de estudio” arréglalo para sentir la comodidad al momento de ponerte a estudiar, de lo contrario, adecuado un espacio en casa sin invertir mucho, pero te recuerdo: ni para ti ni para tus hijos, ni la cama ni la mesa del comedor para estudiar.

3. Presupuesto, debes disponer en tu presupuesto el gasto mensual, en mi caso opté por una maestría en línea (con FUNIBER) pues me ofrecieron descuento en las mensualidades, además, para no ausentarme períodos largos de casa, era lo mejor, ninguna universidad de las que consulté (y consulté casi en todas las buenas universidades de El Salvador) tenía un programa virtual, solo contaban con programas semipresenciales, a parte que los costos eran muy elevados, lo que busqué (adecuado a mi presupuesto) era una maestría que pudiera titularme y ser avalada por el MINED, por eso opté por la que les comenté, me siento satisfecha, mi aprendizaje fue significativo.

4. Ayuda externa, me refiero, será necesario, en algún momento, dedicarte un fin de semana a terminar un proyecto, una tarea, preparar un examen, reunirte para hacer un trabajo, entre otros; necesitarás el apoyo de alguien, ya sea de tu pareja, de tu mamá, tus suegros, hermanos o alguien que se haga cargo de tus hijos por un fin de semana, una tarde, horas de la noche; lo importante es que lo dialogues con tiempo con la persona que te apoyará en estas circunstancias y tener claras las condiciones de apoyo. Entre dos las cosas son más fáciles.

5. Prevención con los tiempos, en la medida de lo posible avanza en tus estudios lo más que puedas, evita retrasos innecesarios, llegarán días que te enfermes, se enfermen tus hijos. Es increíble, pero durante mis estudios de la maestría, cada vez que se acercaba la fecha del examen de cada asignatura era casi seguro que mi hijo se enfermaba, a toda la carga laboral, personal, familiar, académica…le tenía que sumar los desvelos por los cuidados a mi pequeño, por lo tanto, siempre procuraba leer y avanzar lo más que pudiera, previniendo eventualidades como esas.

Finalmente, quiero agregar, que para estudiar algo, lo primero que necesitas es tu disposición, cada vez que se emprende algo nuevo, debes tener la seguridad que de ti depende el finalizar o no esa tarea. Tus anhelos y sueños no pueden verse truncados por “las circunstancias” esas circunstancias cambiarán dependiendo de las acciones que tomes, de cómo te organices, de cómo decidas avanzar en la vida. Recuerda, las decisiones que tomes el días de hoy, definirán lo que serás el día de mañana. No te detengas, tus hijos estarán orgullosos de ti al saber que, aún con todas esas responsabilidades decidiste avanzar, superarte y crecer profesionalmente.

Share

Podría interesarte...

1 Comment

  1. lilian says:

    Eres una mujer espectacular Cristina Morataya.

Dinos lo que opinas!